Cómo los padres deben aplicar la disciplina con los hijos (Parte 1)

padres hijos disciplina castigos
padres hijos disciplina castigos

Imagina el siguiente escenario. Le dices a tu hijo que regrese antes de las 9 de la noche y siempre te quedas esperando su llegada. Cuando él no vuelve a casa a tiempo, te preocupas, tu estado de ánimo alterna entre el miedo y el enojo. Cuando tu hijo finalmente llega pasada la medianoche, interrumpe a todos en la casa (que están acostados) y se excusa cuando se le pregunta, “¿Dónde has estado?”

Parte de tí está furioso. Pero hay otra parte de ti que piensa: “Bueno, ha estado haciendo un buen trabajo últimamente con lo escolar. Y por lo menos no está haciendo cosas alocadas. Tal vez debería dejar que éste episodio pase.” Y tal vez la verdad es que a veces le das un castigo por llegar tarde y otras veces no. El comportamiento continúa porque tu hijo sabe que puede salirse con la suya y llegar tarde a veces.

Cuando tu hijo reciba el mensaje claro de que lo que se le dice no es enserio, lo que digas comienzará a perder su significado.

Tú sabes que lo que estás haciendo no está funcionando realmente, pero no estás seguro de cómo hacer las cosas mejor. Eso está bien, no se supone que debas saber todas las respuestas. Muchos padres tienen dificultades para ser constantes con el tema de la disciplina, y eso les trae culpa y dudan de sí mismos, o simplemente están agotados.

Aquí está la buena noticia, que puede superar los obstáculos a los que te enfrentas. Incluso si piensas que has sido inconsistente hasta este momento en lo relativo a la disciplina con tu hijo, nunca es demasiado tarde para cambiar. Echemos un vistazo a por qué es importante y cómo se puede empezar a ser más consistente de inmediato.

 

¿Por qué es importante la coherencia en la consistencia?

Nadie puede ser 100% consistente el 100% del tiempo, pero lo peligroso ocurre cuando éstas inconsistencias son con frecuencia. Encontrarás que la conducta de tu hijo va a empeorar y estará más cansado y desgastado como resultado de ello.

 

¿Por qué es importante que los niños tengan consistencia en su disciplina hogareña?

Los niños necesitan saber qué esperar de sus padres, ya que ayuda a tomar decisiones informadas. A medida que crecen, aprenden que ciertos comportamientos conducen a ciertos resultados. Esto ayudará a que tu hijop configure categorías de “bien” o “mal” y repita ese comportamiento en el futuro.

La mejor manera de ilustrar esto es con el ejemplo de la máquina tragamonedas. Pones tu dinero en la máquina y tiras de la palanca. No sabes lo que las imágenes te mostrarán cuando el giro se detenga. ¿Recibirá cerezas o limones? Pero sabes lo que quieres, el premio mayor, o al menos algún tipo de ganancia monetaria.

Los padres son como la máquina y los hijos son como los jugadores esperanzados que están delante de ellos tirando varias veces de la palanca. Saben que no pueden conseguir nada como resultado (con un simple “no” o con un castigo). Les puede dar un poco de dinero (si no eres consecuente y no cumples con el castigo programado). O, si son realmente afortunados, que llevarán el premio mayor y obtendrán exactamente lo que quieren sin consecuencias desagradables en lo absoluto.

Si tu respuesta a menudo varía, tu hijo seguirá tirando de la palanca, como cualquier adicto al juego en ésta metáfora, con la esperanza de un resultado favorable. Este es un ejemplo de lo que en psicología se suele llamar “programa de refuerzo por intervalo variable” (el tipo más poderoso del sistema de recompensa en la psicología del comportamiento). Al igual que como funciona con los apostadores, la frecuencia y el tamaño de la recompensa varía, y lo mismo sucede con tu hijo. Y se hace muy difícil que tu hijo deje de jugar con, bueno, básicamente con ustedes, los padres.

Para empeorar las cosas, hay una buena probabilidad de que no seas visto como autoridad cuando no eres consistente. Esto es porque puedes decir una cosa (como “no maldigas”) pero no logras ser consistentemente con las acciones que demuestras, como proporcionar una consecuencia significativa y eficaz cada vez que la infracción es cometida. Cuando tu hijo reciba el mensaje de que no estas hablando en serio cuando amenazas con un castigo, todo lo que digas comienza a perder sentido.

Continúa en Cómo los padres deben aplicar la disciplina con los hijos (Parte 2)

Acerca de Natán Gasparotti 377 Articles
Ha estudiado Licenciado en Ciencias de la Comunicación en la UCSF. Fotógrafo, escritor y corrector; cuyos gustos diversos, curiosidad y sed de conocimiento lo han llevado a desempeñarse como escritor para redes de blog sobre temas de interés.
Contacto: Sitio web

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*