Consejos para ahorrar para un objetivo concreto

Dicen los expertos en finanzas personales, que el primer paso para aprender a ahorrar es fijarse un objetivo concreto: mudarse a una casa más grande, refaccionar la que ya tienes, cambiar el auto, realizar un viaje, comprar una parcela para hacer una casa de campo para los fines de semana, en fin, cada uno tendrá su propia meta, más o menos ambiciosa. Dado ese primer paso, es importante tener en claro las formas en las cuales se puede ahorrar para un objetivo concreto.

Lo primero para ahorrar, es no tener deudas, así que como primera medida es importante cancelar todo el dinero que se debe. Si es a una entidad financiera, incluso es posible renegociar plazos y condiciones, pero de cualquier forma, hay que tener las deudas bajo control para pasar al siguiente nivel.

Una vez fijado el objetivo que será la motivación para ahorrar, es importante establecer una suma mensual de ahorro, que se pagará automáticamente todos los meses sin ser tocada. Hay que hacer que de forma automática, se derive una suma fija de la cuenta de ahorro a la cuenta de pago.

Una de las formas más eficaces de ahorrar automáticamente mucho dinero, es dejando de fumar. Es realmente considerable la cantidad anual que gastan en cigarrillos los fumadores. Por salud y economía, es tiempo de dejar atrás este hábito tan nocivo.

Las vacaciones cuando se está persiguiendo un objetivo de ahorro, deben ser de bajo costo. Puedes optar por ir en auto a algún sitio no muy lejano a tu ciudad, hasta quedarte en casa y aprovechar tus días libres dándote algunos gustos que el resto del año no te das, como salir a cenar o ir al cine, pero claro, estableciendo un presupuesto ajustado y sin moverse de él.

Es importante invertir para ahorrar en la casa, así por ejemplo conviene renovar electrodomésticos por unos modernos de bajo consumo, cambiar todas las lámparas de la casa, sellar bien puertas y ventanas, y hacer revisar artefactos de calefacción, de refrigeración, neveras y otros para asegurarse que funcionan de forma eficiente.

Hecho esto, es importante tener hábitos de cuidado en el consumo eléctrico, como no dejar luces encendidas donde no haya nadie, no exagerar con el termostato del aire acondicionado o de la calefacción, y desconectar los aparatos que se encuentren en stand-by.

Otra forma de ahorrar, es dejar de lado hábitos que pueden parecer inocentes pero no lo son, como por ejemplo comenzar a llevar el almuerzo a la oficina en lugar de comprarlo, incluyendo alguna botella de agua, abandonar el hábito de tomar un café en algún bar para reemplazarlo por un café hecho en casa o en la oficina, y reemplazar bocadillos con snacks saludables, también llevados desde casa. Es realmente mucho el dinero que puede ahorrarse por año con estas medidas sencillas.

Finalmente, a medida que tus ahorros vayan creciendo, procura colocarlos de alguna manera que genere intereses, por ejemplo en entidades bancarias, comprando algún elemento que luego pueda ser vendido por mayor dinero, entre otras ideas, que dependerán de la cifra que se tenga y de la situación de la economía del país en ese momento.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*