Consejos para evitar las discusiones de pareja

Una de las cosas más corrosivas en una relación son las discusiones, los desacuerdos que se trasladan a contiendas verbales pueden hacer tambalear las bases de la relación. Es por eso que algunos consejos para evitar discusiones de pareja pueden ser útiles para tratar de minimizar la situación.

Entre los temas recurrentes en las discusiones de pareja se destaca el dinero y la seguridad económica, aparecen también el cuidado de los hijos, la presión en el trabajo, tareas domésticas y sexo.

Para evitar peleas, lo mejor es fomentar el dialogo sincero, evitando herir, humillar o faltar al respeto.

Al mismo tiempo, hay que intentar comprender con una escucha activa, que implique verdaderamente ponerse en el lugar del otro.

Esto debe llevar a reconocer los propios errores, sabiendo que en general los dos tendrán cosas que revisar, y es una batalla perdida intentar esquivar las culpas y responsabilidades.

En este sentido, una vez que se ha visto que se ha cometido un error, es buena idea pedir disculpas, intentando recapacitar y también, aprender a perdonar tras una discusión.

No es nunca una buena estrategia juntar enojo evitando hablar de los problemas, pues un buen día se explota y entonces sí se tiene un gran problema.

Es necesario mantener expectativas realistas. Nadie puede ser lo que no es, una persona puede acercar posiciones, pero es inútil pedirle siempre al otro que cambie. En todo caso, esa energía debería utilizarse para cambiar uno mismo.

Volver a las discusiones pasadas no sólo es ineficaz, sino dañino. Una vez que algo ha pasado, no se debe volver a dar marcha atrás, el resentimiento es mal consejero.

Hay que tener en cuenta en el horizonte que una vez resuelta la crisis, la pareja se fortalece.

El trabajo en la oficina. Nada peor que llevar las frustraciones del trabajo a casa. Se puede conversar con la pareja para desahogar algunas preocupaciones laborales, pero tener un ánimo negativo constante, es muy destructivo.

Las riendas de la relación, deben ser llevadas por los dos miembros de la pareja, evitando que todo recaiga en uno solo.

Un sencillo consejo que dan los expertos en psicología de la Universidad de California en Berkeley, en Estados Unidos, es omitir el tú en la discusión y convertirlo en nosotros, ayuda a resolver diferencias y terminar con la discusión. Al hablar de “nosotros” se crea un lenguaje más positivo, más cariñoso y con menos niveles psicológicos de estrés.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*