¿ Cómo iniciarse en la astronomía ?



¿ Cómo iniciarse en la astronomía ?

¿ Cómo iniciarse en la astronomía ?

Cómo iniciarse en la astronomía. Ciencia y tiempo libre.
La astronomía es una actividad muy gratificante y apasionante también. Tiene la virtud de desarrollar en nosotros nuestra paciencia, perseverancia y la capacidad de asombrarnos cada vez que es practicada por la belleza la creación.

Probablemente uno de los casos más célebres y conmemorados de la astronomía, así como uno de los primeros, sea el de Galileo Galilei al observar las lunas de Júpiter. Resulta bastante natural mirar a Júpiter en una noche oscura y despejada, pues será uno de los astros más brillantes del firmamento aún a simple vista. Lo que Galileo observó, fue una revolución para la época; Júpiter tenía no menos de cuatro lunas que, lejos de girar en torno a la tierra que era el centro del universo según se consideraba… ¡Lo hacían en torno a Júpiter! Ésta y otras observaciones dieron origen a una de las frases más célebres de la historia: “Eppur si muove” (Sin embargo se mueve), según algunos historiadores, palabras que recitó Galileo luego de ser obligado a arrepentirse sobre sus afirmaciones celestiales, pero volvamos a la actualidad.

Si se le pregunta a alguna cantidad de gente por la calle ¿Le gustaría practicar la astronomía?, muchos dirán ¡Sí, por supuesto! Pero los telescopios son muy caros y no sabría cómo empezar de todos modos. ¿Qué dirían si supieran que quizás ya tengan los instrumentos necesarios para iniciarse, en su hogar?

 

El mejor instrumento para iniciarse en la astronomía

Si de pronto sienten curiosidad y deciden investigar a lo largo de internet, encontrarán una enorme cantidad de sitios web ofreciendo recursos tanto para principiantes como para observadores avanzados. Todos estos sitios coinciden en una cosa: Para comenzar a mirar el espacio, nada mejor que un buen par de binoculares.

1: Dos excelentes binoculares 10×50 marca Tasco (Izquierda) y Celestron (Derecha)

Tasco y Celestron binoculares 10x50

No es una broma, y de ninguna manera van a decepcionarse por los resultados. Con el “ojo desnudo” en una noche oscura lejos de la contaminación lumínica de las ciudades, se estima que somos capaces de ver unas 3.000 estrellas. Utilizando binoculares, ¡la cifra asciende a más de 10.000!

Muchas personas de hecho tienen binoculares en sus hogares pero nunca pensaron que podrían servir con fines astronómicos, se sorprenderán cuando encuentren en la mayoría de los foros tanto en español como en inglés y otros idiomas, secciones completas dedicadas a la astronomía específicamente con binoculares. Incluso cuando se decida dar el salto a un telescopio, los binoculares son la herramienta imprescindible para ubicarse en el cielo por su mayor apertura visual.

Es un error muy común y natural para quienes aún no han comenzado en esta actividad, considerar que un telescopio es necesario porque hace falta tener cantidades enormes de aumento. Esto es incorrecto, al menos en parte. Por supuesto que con un telescopio cuyo aumento sea de “200x” (200 veces más cerca de lo que ve el ojo humano) podremos apreciar detalles por ejemplo en los anillos de Saturno que nos dejarán con la boca abierta, pero los binoculares tienen muchas ventajas frente a los telescopios aunque no lo crean. Su principal ventaja es la amplitud de su visión, que nos permitirá divisar por ejemplo la galaxia de Andrómeda en su totalidad. Con un telescopio sólo podríamos ver partes puntuales pero no la reconoceríamos como tal.

2: Andrómeda con binoculares de 7 y 10 “x” de aumento. Una ampliación justa que nos permite apreciarla en su totalidad.

M31 (Andromeda)

Lo importante no es la cantidad de aumento del instrumento, sino la capacidad que tengan nuestros instrumentos para recopilar la luz. En promedio la pupila del ojo humano ronda los 5mm en la oscuridad, suficiente para ver las estrellas que apreciamos a simple vista en una noche despejada. Los binoculares de los más recomendados para la astronomía suelen tener especificaciones de “10×50” o “7×50”, esto significa que ofrecen 10x y 7x de aumento respectivamente, en relación a la vista natural del ser humano. Pero lo que nos permite ver mucho más con ellos, es el diámetro del objetivo, el “50” que se puede ver en muchos binoculares, representa el diámetro del objetivo (lente frontal) medido en milímetros, toda esta superficie recolecta la luz que impacta contra ella y a través de los prismas y lentes internos la concentra sobre nuestros ojos. El resultado es un observador perplejo y boquiabierto la primera vez que observa al cielo.

La intención de este artículo es, entonces, despertar la curiosidad por la investigación más allá de lo dicho y por supuesto despertar también las ganas de experimentar por cuenta propia. En los próximos artículos hablaremos de temas más específicos como la elección de un par de binoculares, qué esperar de las primeras sesiones de astronomía entre otras cosas. Cuando estemos listos, hablaremos de nuestro primer telescopio.

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*