10 razones por las que los “malos” estudiantes tienen más éxito después de graduados



A finales de 1800, las escuelas fueron diseñados y destinados para enseñar la obediencia. Durante el auge de nuestra era industrial, las grandes empresas necesitaban trabajadores para sus fábricas. El propósito del sistema académico era crear trabajadores obedientes y compatibles que nunca hicieran preguntas. Ya había un montón de eruditos en la época.

Por lo tanto, se crean las evaluaciones estandarizadas. El sistema académico en sí se convierte en una fábrica para estandarizar todas las crecientes estudiantes para asegurar que encajan el molde deseado. Si el estudiante no las aprueba, se tomarán de nuevo al siguiente año para volver a intentarlo.

A pesar del hecho de que nuestro mundo ha cambiado dramáticamente desde finales de 1800, nuestros sistemas escolares se estructuran de la misma forma (aún en aquellos países en los que las pruebas estandarizadas no son la norma; ya que poseen evaluaciones “a mano” que buscan el mismo propósito). A pesar de que muchos de nosotros podemos conectarnos a Internet, hay maestros que dan la misma clase todo el año, todos los años.

El Internet ha cambiado el mundo. Si quieres aprender algo, no es necesario buscar una biblioteca. Puedes ir a Wikipedia o a un millón de otros lugares en línea. Hay un montón de programas que enseñan a la gente cómo aprenden cosas de manera efectiva a velocidades óptimas.

El mundo se está moviendo hacia una economía empresarial e innovación impulsada. Se proyecta que para el año 2020, más de mil millones de personas estarán trabajando desde sus casas. En el futuro del trabajo, menos gente va a trabajar para una empresa como generalistas y en su lugar va a trabajar para varias empresas como especialistas.

El mundo no necesita trabajadores de fábrica obedientes y que cumplan sin más. El mundo necesita de artistas, creativos, hackers e innovadores. Hemos aprendido con apatía a vivir nuestras vidas en la escuela y en nuestros puestos de trabajo.

Y la mejor parte: la nueva economía lo quiere así.

Así que con este telón de fondo, podemos ahora examinar por qué los estudiantes con notas “no tan buenas” son generalmente mejor que sus contrapartes que siempre sacan las mejores calificaciones en el colegio.

10 razones por las que los “malos” estudiantes tienen más éxito después de graduados

 

#1 Cuestionan la validez del sistema académico

Los estudiantes con notas “malas” no se venden al sistema académico. Ellos no “compran” al enfoque de fábrica. Ellos ven una gran cantidad de bien que viene de él, pero ellos no adoran el sistema. Ellos ven sus muchos defectos.

Además, saben que el aprendizaje puede ocurrir de diferentes maneras que el sistema presenta, y que el aprendizaje puede suceder totalmente fuera del sistema. Por lo tanto, el mundo académico es sólo una aproximación al aprendizaje de los estudiantes de notas “no tan buenas”.

Estos estudiantes no tienen miedo de desafiar el status quo. Incluso si es incómodo para destacar, es menos incómodo que avanzar en la dirección equivocada.

 

#2 No son seguidores sumisos

Piensan por sí mismos. Ellos no caminan en línea sin antes cuestionan por qué existen esas líneas. En lugar de tener a alguien que les diga cómo vivir sus vidas, estos estudiantes vienen con sus propias agendas. Ellos hacen zig zags cuando van por el mundo.

 

#3 Ellos no están tratando de complacer e impresionar a sus superiores

No gastan enormes cantidades de energía tratando de impresionar a sus superiores. Ellos respetan y aman a sus maestros, pero no los adoran y obedecer cada una de sus peticiones. Ellos no ven a sus maestros como los guardianes de su éxito. Ellos no dependen de referencias. Se dan cuenta de que en el mundo de hoy, su trabajo habla por sí mismo.

 

#4 Tienen cosas más importantes de qué preocuparse

Irónicamente, si estás obsesionado con tus calificaciones, no estás pensando lo suficiente acerca de tu futuro. Las personas que se reciben con promedios de 6 o 7 son más estratégicos acerca de cómo pasan su tiempo. Mientras que sus compañeros de clase están poniendo un montón de energía en un indicador arbitrario, los otros estudiantes en realidad persiguen sus sueños. Ellos no están esperando hasta después de la escuela para empezar a vivir.

 

#5 Ellos tienen su propia definición del éxito

Los estudiantes de más de 8 buscan la seguridad externa en forma de “buenas calificaciones”. Sin embargo, los estudiantes de 7 para abajo saben que la seguridad sólo puede realmente ser experimentada internamente. Ellos saben quiénes son. Sin patrón externo de éxito para comparar jamás a su propia auto-conciencia y aceptación (que han definido el éxito por sí mismos).

 

#6 Ellos saben cómo aprovechar las capacidades de la gente

Mientras que los estudiantes con mejores calificaciones tratan de hacerlo todo ellos mismos, los estudiantes de menos calificaciones construyen un ejército que les rodea de gente talentosa que compensan sus debilidades. Al igual que Henry Ford, que no tienen miedo de admitir que no saben todo.

 

#7 Ellos prefieren el aprendizaje auto-gestionado

A los estudiantes “promedio” les encanta aprender. Ellos simplemente prefieren dictar la dirección de su propio aprendizaje, no quieren que alguien les dicte cómo pensar. Ellos prefieren explorar y descubrir por sí mismos, para estudiar lo que la vida les entregue naturalmente. No tratan de forzar las cosas, sino que se apoyan en sus pasiones.

 

#8 No son perfeccionistas

Se centran en los resultados y en conseguir hacer las cosas. Ellos saben que el perfeccionismo conduce a la dilación. Ellos prefieren saltar a lo seguro y aprender a través de sus errores, a través de lo que el mercado les dice.

Es por esto que muchos empresarios de éxito tuvieron un pasar duro en la escuela. Ellos entienden que el fracaso es un hermoso maestro, a pesar de que muchos de ellos fueron expulsado de la escuela por no “tener las calificaciones adecuadas”.

 

#9 No pierden energía irreflexivamente

“La dosis mínima efectiva producirá un resultado deseado”. Cualquier cosa más allá de eso es un desperdicio. Éstos estudiantes entienden esto. Su objetivo es el aprendizaje. Cualquier cosa más allá de eso es un desperdicio. El coste de la energía para pasar de una a un 8 a un 10 es generalmente mucho mayor que el resultado real de lo aprendido. Por lo tanto, a menudo se desperdicia energía. Los estudiantes de 6 o 7 no ponen más energía de lo que necesitan. Son eficientes, efectivos y enfocados.

 

#10 Son soñadores

Mientras que los alumnos de 9 y 10 están escuchando cuidadosamente para entender de lo que tratará la prueba, los otros estudiantes están buscando por la ventana las nubes y hermosos paisajes. Ellos ya han reunido “la media”. En consecuencia, se han liberado varias horas al día para soñar con un mundo mejor. Ellos están pensando en las grandes cosas que van a hacer en la vida. Ellos están trabajando en problemas importantes en sus mentes.

¿Crees que están tomando notas de la conferencia? Incorrecto. Están detallando sus ideas y planes. Cuando se van a casa, van a hacer “lo justo” de tarea y a pasar la mayor parte de su tiempo con amigos o trabajando hacia sus sueños.

Acerca de Natán Gasparotti 377 Articles
Ha estudiado Licenciado en Ciencias de la Comunicación en la UCSF. Fotógrafo, escritor y corrector; cuyos gustos diversos, curiosidad y sed de conocimiento lo han llevado a desempeñarse como escritor para redes de blog sobre temas de interés.
Contacto: Sitio web

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*